Productividad: consejos y herramientas

Conseguir una mejora en la productividad es el objetivo y el desafío de toda empresa que pretenda crecer, expandirse y mejorar sus ganancias. Podemos entender la productividad como la relación entre los recursos que se invierten para lograr un objetivo y los beneficios que se terminan obteniendo. Esto es un indicativo de la gestión administrativa, permitiendo determinar el nivel de eficiencia y si hay que realizar cambios o no.

Existen diversos consejos y herramientas para mejorar la productividad sin caer necesariamente en aumentar las horas de trabajo, sino más bien, buscando mejorar la eficiencia y la organización del sistema y los recursos.

Productividad: consejos y herramientas

Promover la capacitación del personal

Los recursos humanos son el corazón de cualquier empresa. Pero, como mencionamos anteriormente, la producción no necesariamente aumenta con más horas laborales. Es clave para mejorar la eficiencia en la producción contar con personal capacitado.

Promover cursos de capacitación genera que el personal aumente sus conocimientos y por lo tanto la efectividad para desarrollar la labor requerida. Invertir en la formación de los empleados aumenta la competitividad de la empresa y por lo tanto repercute en una mejora de los ingresos y una reducción en los costes de producción.

Además un personal capacitado, es un personal más motivado y más comprometido con su trabajo.

Permitir el descanso en horas laborales

Fomentar unos minutos de descanso y esparcimiento dentro de la jornada laboral ayuda a despejar la mente y recuperar la concentración. Cualquier jornada que requiera más de 6 horas de trabajo debe tener al menos un descanso de 15 a 20 minutos. Un personal descansado es un personal más productivo.

Modernización e innovación

La tecnología avanza de forma vertiginosa y mantenerse actualizado suele ser un desafío muchas veces. Sin embargo modernizar los equipos de producción y gestión permite estar siempre a la vanguardia, además de facilitar todos los procesos.

En este sentido, la innovación permite tener un modelo de gestión y administración más efectivo. Implica buscar métodos de optimizar los recursos para mantenerse siempre competitivo. Eventualmente la innovación permitirá expandir la empresa ofreciendo otros productos y/o servicios.

Motivación y trabajo en equipo

Si hablamos de motivación, pocas cosas motivan más a un trabajador que la posibilidad de obtener una recompensa económica extra por desarrollar un trabajo en particular. Pero esto solo no es suficiente, es imprescindible mantener un ambiente laboral alegre y distendido con flexibilidad de horarios, posibilidades de ascensos y premios y por sobre todas las cosas una buena integración entre compañeros de trabajo.

El trabajo en equipo es fundamental para el crecimiento de toda empresa. Generar un ambiente de diálogo, de comunicación y colaboración entre compañeros, permite lograr más y mejores resultados en menos tiempo.

Es necesario que todo el equipo tenga un sentido de pertenencia para que todos trabajen para lograr un objetivo en común.

Planteamiento de estrategia y administración por procesos

Planear la dirección hacia la que va a dirigirse la empresa permite tener claros los objetivos y las metas que se pretenden lograr, y las estrategias y procedimientos que se van a llevar a cabo para tal fin. Una buena gestión depende de realizar un buen trabajo al plantearlo, teniendo en cuenta los recursos y el contexto exterior.

Es clave para que el planteamiento sea exitoso, la mecánica de producción sea a través de una correcta administración por procesos. Esto significa que cada persona implicada en el trabajo entienda que al margen de su función en particular, es parte de un proceso mucho más grande y que el cumplimiento de ese objetivo es un beneficio para todos.

Administración eficiente del tiempo y capital

Esta es la clave para tener una empresa solvente. Administrar y gestionar correctamente los recursos económicos sin caer en gastos innecesarios. Además permite cumplir en tiempo y forma con las obligaciones, maximizando las ganancias. Esto se traduce en una producción eficiente y posibilita lograr una expansión a futuro.

Pero también establecer los tiempos en los que se ejecuta cada actividad o las parte del proceso son esenciales para optimizar los recursos económicos. Una demora excesiva puede ocasionar pérdidas en la productividad y esto tiene un impacto directo en la rentabilidad de la empresa.